Call us on 44 7700 900693

Home » Más información sobre nuestro Seguro de Vida con Invalidez Profesional para Cirujanos y Odontólogos

Más información sobre nuestro Seguro de Vida con Invalidez Profesional para Cirujanos y Odontólogos

¿Qué es la invalidez profesional?

Es aquella que inhabilita para la realización de todas las tareas o de las fundamentales de su profesión, pero que le permite dedicarse a cualquier otra.

¿Por qué es necesaria la cobertura de invalidez profesional para cirujanos y odontólogos?

Los profesionales liberales que cotizan por el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos tienen una mayor desprotección por parte de la Seguridad Social.

En caso de serle reconocida por la Seguridad Social una incapacidad permanente total, en el caso de un autónomo, percibirá una prestación equivalente al 55% de la base reguladora, calculada según sus bases de cotización y en función de la circunstancia por la que le haya sobrevenido la incapacidad.

La base de cotización máxima para el Régimen General es de (3.642€/mes para el año 2016).En estos casos, la protección de la Seguridad Social se queda muy corta respecto de los ingresos que se venían percibiendo por su actividad profesional.

Existen profesionales que compaginan la cotización por autónomos con la del régimen general por su dedicación al ámbito público y privado.

En estos casos la suma de ambas cotizaciones siempre tendrá el límite de la máxima permitida.

Veamos un par de ejemplos:
Trabajador de 40 años, Autónomo, con 12 años de cotización a bases mínimas y con un sueldo de 2.000 €/mes
  • En caso de baja por enfermedad común percibirá 407,25 €/mes
  • En caso de baja por Accidente Laboral, 486,42 €/mes
  • En caso de baja por NO Accidente Laboral, 414,88 €/mes 
Trabajador de 40 años, Régimen General, con 12 años de cotización y con un sueldo de 2.000 €/mes
  • En caso de enfermedad común percibirá 888,87 €/mes
  • En caso de baja por Accidente Laboral, 1.078,43 €/mes
  • En caso de baja por NO Accidente Laboral, 915,31 €/mes 

¿Qué requisitos se solicitan para la contratación de un seguro de vida con cobertura en caso de invalidez profesional?

Los requisitos son los que se solicitan para cualquier seguro de vida.

Es necesaria la cumplimentación y firma, por parte del asegurado, de un cuestionario que indique el estado de salud previo a la contratación del seguro. En el cuestionario se debe de indicar el estado actual de salud y aquellas enfermedades, accidentes y/o dolencias sufridos con anterioridad a la contratación del seguro y que sean de relevancia.

Sólo si el estado de salud del asegurado no fuera óptimo, por un accidente o enfermedad anterior que sea relevante para la compañía, podría dar lugar al rehúse de la cobertura o a la aplicación de sobreprimas.

Dependiendo de la declaración de salud, los capitales solicitados y la edad del asegurado, la compañía puede solicitar pruebas médicas complementarias para verificar el estado de salud

Las pruebas a solicitar por la compañía aseguradora pueden ser:
  • Análisis de orina y sangre
  • Electrocardiogramas
  • Examen médico
  • Información confidencial financiero

Todas estas pruebas son por cuenta de la compañía aseguradora, que indicará al asegurado cuándo y dónde realizarlas.

Ya tengo seguro, ¿puedo cambiar de compañía?

El tomador del seguro podrá oponerse a la renovación de su contrato de seguro comunicándolo a su entidad aseguradora con un plazo mínimo de un mes de antelación al vencimiento, según se establece en la Ley 20/2015 y que entró en vigor el pasado 1 de enero de 2016

¿Puedo aprovecharme de las ventajas fiscales de las que gozan los seguros de vida?

Es importante conocer cómo nos afectará a nosotros o a nuestros beneficiarios las indemnizaciones procedentes de una prestación de un seguro de vida para poder hacer una correcta planificación financiera.

En el caso de FALLECIMIENTO:

Nuestros herederos tributarán por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Este es un impuesto transferido a las Comunidades Autónomas, por lo que nuestra tributación dependerá de dónde tengamos nuestro domicilio fiscal.

Madrid se encuentra entre las comunidades con un mejor tratamiento fiscal para este impuesto. En el lado contrario está Asturias con una tributación más desfavorable para los contribuyentes.
Así mismo existen unas exenciones en función del grado de parentesco de los beneficiarios, así como cuando los beneficiarios son personas con discapacidad.

Conocer las cargas fiscales y las exenciones nos permitirá poder declarar una correcta relación de beneficiarios de forma que la tributación sea la menor posible. Por ejemplo, según comunidades autónomas, nos interesará declarar como beneficiarios al cónyuge y a los hijos a partes iguales, de forma que aplicando el mínimo exento de tributación, podemos hacer que no se tribute nada.

En el caso de INVALIDEZ:

El beneficiario de la prestación, en la mayoría de las ocasiones, será el propio asegurado. La tributación dependerá de si se percibe la prestación en forma de capital o en forma de renta.

Prestación en forma de capital:

En este caso el capital percibido se imputará en I.R.P.F. como rendimiento del capital mobiliario. Se considera rendimiento a la diferencia entre el capital percibido y la prima de seguro pagada en esa anualidad. En base a esto, la tributación será:

  • Los primeros 6.000€ al 19%
  • De 6.000 a 44.000€ al 21%
  • De 44.000€ en adelante al 23%
Prestación en forma de renta vitalicia:

La tributación se realiza como rendimiento del capital mobiliario, pero aplicando una reducción fiscal por el cobro de la prestación en forma de renta vitalicia. La deducción dependerá de la edad del beneficiario en el momento de la constitución de la renta y se mantendrá para toda la vigencia de la misma. Las deducciones son:

  • Perceptor menor de 40 años 60%
  • Perceptor entre 40 y 49 años 65%
  • Perceptor entre 50 y 59 años 72%
  • Perceptor entre 60 y 65 años 76%
  • Perceptor entre 66 y 69 años 80%
  • Perceptor de 70 años o más 92%
Prestación en forma de renta temporal:

La tributación se realiza por rendimiento del capital mobiliario, aplicando las siguientes reducciones en función de la duración de la renta:

  • Duración de 15 años o más, reducción del 75%
  • Duración entre 10 y 15 años, reducción del 80%
  • Duración entre 5 y 10 años, reducción del 84%
  • Duración menor de 5 años, reducción del 88%

En todos los casos, se aplicará una retención a cuenta del 19% sobre los rendimientos netos.
En el caso de las primas pagadas por los seguros de vida no implican deducción alguna en la base imponible del IRPF. La única vía de desgravación fiscal es en el concepto de deducción por adquisición de vivienda habitual cuando el seguro se haya contratado vinculado a una hipoteca.

¿Tengo cubiertas todas las causas de invalidez profesional y de fallecimiento?

Los seguros de vida cubren la invalidez profesional y el fallecimiento del asegurado causados por una enfermedad o un accidente. Existen determinadas circunstancias que pueden hacer que la compañía quede exonerada del pago del seguro:

  • Sucesos ocurridos como consecuencia de:
  • Práctica de determinados deportes de riesgo y que no hayan sido declarados a la compañía.
  • Radiaciones nucleares y contaminación nuclear.
  • Daños derivados de conflictos armados y actos delictivos del asegurado.
  • Todos aquellas consecuencias de accidentes o enfermedades originados con anterioridad a la contratación del seguro.
  • Los fallecimientos cuyo responsable sea el beneficiario de la póliza.
  • Suicidio durante el primer año
  • Cualquier siniestro cubierto por el Consorcio de Compensación de Seguros.

¿Podría cubrir riesgos añadidos previa comunicación a la Compañía de Seguros?

Como norma general estas son las actividades de riesgo que habría que declarar en caso de querer tener cobertura derivada de su práctica deportiva:

  • Motociclismo o automovilismo.
  • Conducción de motocicletas.
  • Deportes aéreos, saltos al vacío, skysurf.
  • Utilización de aparatos de vuelo no autorizados para el transporte público de viajeros.
  • Deportes de nieve en zonas no habilitadas para ello, fuera de pista o con realización de acrobacias y saltos.
  • Submarinismo o buceo.
  • Todas las formas de alpinismo, escalada y espeleología.
  • Montañismo a alturas superiores a 3.000 metros.
  • Piraguismo o barranquismo en aguas bravas o torrenciales.
  • Toreo, monta y encierro de reses bravas.
  • Caza.

Si se desea incluir alguno de estos riesgos es posible solicitarlo a la compañía, que aplicará una sobreprima en caso de aceptación de la cobertura.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR